SUCRE Y POTOSI CIUDADES COLONIALES

SUCRE.-

___

Ciudad colonial fundada en 1538, capital de Bolivia, declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la humanidad. Está a una altura de 2790 m.s.n.m. y cuenta con un clima templado y agradable.

La arquitectura colonial de sus edificios civiles y religiosos son un testimonio de la historia, cultura y tradición que florecieron en esta ciudad. Es la expresión del arte barroco latinoamericano. El visitante podrá recorrer las antiguas iglesias y museos que exhiben pinturas coloniales invalorables, muebles y figuras religiosas adornadas con vestiduras revestidas de oro y joyas. La Casa de la Libertad es su principal monumento histórico porque allí se creó la república el año de 1825. Destacan también el monasterio de la Recoleta, la Iglesia de San Felipe Neri, el Convento museo de Santa Clara; todas son una muestra de la arquitectura española de las américas.

Los alrededores de la ciudad muestran todavía parte de la historia colonial, con diversas expresiones culturales, así están el pueblo de Yotala y las casas de hacienda de Nucchu, Qatalla, Pitantorilla etc.
Ver Sucre - Potosí coloniales


POTOSÍ.

____

A 4000 metros de altitud se encuentra la Villa Imperial de Potosí, fundada en 1545, situada al pie del Cerro Rico o Montaña de Plata. Sus mas de treinta iglesias y conventos, sus impresionantes mansiones coloniales y la fabulosa Casa de la Moneda son testimonio fiel de su glorioso pasado. Fue declarado Patrimoniocultural de la Humanidad por la UNESCO en 1987

Hacia el año 1650 era la ciudad más grande de las Américas con una población de 160.000 habitantes. Fue también uno de los centros urbanos más importantes del mundo, conocido por sus minas de plata, su magnifica arquitectura, sus iglesias recubiertas de oro. En 1533, el Rey Carlos V de España la designó ciudad Imperial. Queda como testimonio de esa época sus edificaciones con fachadas barrocas, los balcones de madera, desde donde se observan sus calles estrechas, y tejados rojos o blancos. Su riqueza mineral sirvió a las arcas de España y permitió el florecimiento de la pintura, la música, la arquitectura y la literatura en Potosí, Sucre, y otras regiones.